La palabra PERO

La palabra PERO puede tener varios usos, uno de los más perjudiciales es cuando la usamos para evitar conseguir algo, si, tal como lo lee. Veamos un ejemplo, cuando usted quiere hacer algo dice —quiero irme de viaje, PERO y ¿si no hay pasajes?—.

Nuestro cerebro es capaz de entender cada mensaje que le damos, ya sea visual, sensorial o auditivo, si usted se dice algo a usted mismo es un mensaje sensorial, si usted lo dice en voz alta es un mensaje sensorial, etcétera, y si usted utiliza la palabra PERO, el cerebro suele dividir la oración en dos partes: la primera parte lo que está antes de la palabra PERO y la segunda parte lo que está después de la palabra PERO. Otro ejemplo es —te amo PERO te hubiese amado más si…—, en este ejemplo usted está minimizando el tamaño de su amor por alguna condición.

Se ha comprobado mediante experimentos, que el cerebro siempre toma la última parte de la oración como válida, es decir en el primer ejemplo, el cerebro capta la orden —PERO y ¿si no hay pasajes?—. Debido a que esa parte fue procesada, entonces el mensaje al cerebro es: no compres pasajes porque no los habrá.  ¿Lo entiende, verdad?.

La palabra PERO debería ser sacada de nuestro lenguaje, obviamente dependiendo del contexto. Usted puede usarla para decir algo como —en hora normal el tránsito es suave, PERO en hora pico el tránsito es elevado—. Es diferente realizar una afirmación de ese tipo versus realizar una orden al cerebro. Las órdenes al cerebro se dan cuando queremos hacer algo o queremos obtener algo. Sucede que muchas personas inician una oración hacia Dios, empiezan pidiendo dinero, luego piden salud, luego piden por el trabajo, luego piden por la familia y para finalizar la oración dicen —PERO aunque sea dame lo necesario para sobrevivir—. Esa fue la petición final hacia Dios, y como nosotros los humanos somos semejantes a Dios, entonces Dios también escucha la última parte de la oración, y como en la última parte de la oración le pidió a Dios que le de lo necesario, entonces Dios le concede ese deseo y le da lo necesario, más no le da dinero en abundancia.

Repase este tema lector, es muy importante entender la forma en la que deberíamos usar las palabras, después de todo una de las leyes del éxito es la forma en cómo hablamos, todos deberíamos tener una maestría en comunicación, lastimosamente no la tenemos y por eso no logramos cumplir nuestros sueños.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.

2017-08-23T00:24:19+00:00

About the Author:

Ingeniero de Sistemas y Máster en Programación Neurolingüística (PNL). Me apasiona poder ayudar a las personas a través de las tecnologías de PNL y de las tecnologías de información. Mi objetivo es poder dar un valor agregado a la gente para que lo utilicen en su vida privada, profesional y sentimental, para que puedan alcanzar el éxito en sus sueños, y esto lo hago mediante el Blog y por medio de otros recursos como Aplicaciones para móviles, libros electrónicos y videos interactivos.

Leave A Comment

*