no hagas a otros

Muchas veces hemos escuchado decir —no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti—, pero ¿se ha sentado a reflexionar sobre lo que verdaderamente significa eso?.

Esta frase viene del gran Maestro Jesucristo cuando dijo todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos¿A qué se refería Jesucristo con eso?. En el Universo existen leyes que rigen sin que nosotros nos demos cuenta como por ejemplo la ley de gravedad, si usted transgrede esta ley pues es definitivo que será presa de ella. Si usted salta es seguro que caerá, de esa manera usted sabe que no puede saltar al vacío desde una montaña ya que caerá al vacío y seguro morirá. Eso usted lo sabe porque le han enseñado acerca de la ley de la gravedad, pero ¿qué otras leyes existen en el Universo?.

Hay otra ley que rige y es invisible para nosotros, esta ley es la tan nombrada ley de atracción. Si usted no la conoce o duda de su existencia, le recomiendo leer el post “Realmente ¿existe la ley de atracción”. Esta ley nos dice que todo lo que hacemos regresa a nuestra vida, alguna vez un padre le dijo a su hijo que gritara en una montaña la palabra odio y su hijo gritó odio y el eco devolvió odio, odio, odio y luego el padre le dijo a su hijo que volviera a gritar la palabra amor y esta vez el eco le devolvió amor, amor, amor, de esa manera el padre le enseñaba a su hijo que la vida funciona de esa manera,—lo que tu das hijo eso te devuelve la vida—.

De esta manera si usted da odio recibirá odio, si usted da gritos recibirá gritos, si usted da amor recibirá amor, si usted da golpes recibirá golpes, etcétera. Pero más profundamente lector, si usted tiene pensamientos negativos recibirá cosas negativas en su vida, si usted tiene pensamientos positivos pues recibirá cosas positivas en su vida. Muchas veces no basta con hacer realidad algo, si usted tan solo en su mente mantiene un sentimiento negativo hacia otra persona, ya es como si lo hubiera realizado. Por ejemplo, a muchas personas les pasa que repiten en su mente —cómo quisiera darle de golpes a esa persona—, y en cuestión de días empiezan a tener migrañas.

Así que estimado lector, usted debe empezar a analizar cómo trata a las personas, qué cosas está dando usted en la vida para sus hijos, para su esposa, para sus amigos, en su trabajo, en su salud, en su vida social, etcétera ya que en el futuro próximo usted recibirá todo lo que ahora esté dando. Es una ley que rige en el Universo tal como la gravedad, y ahora debe tomarse unos minutos a solas y preguntarse ¿puedo escaparme de esta ley?.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.