otorgar un perdón

A veces andamos en la vida sin tener objetivos grandes e incluso sin poder alcanzar los pequeños, esto sucede en muchos casos cuando una persona mantiene un sentimiento negativo hacia otra persona y no es capaz de otorgar un perdón.

Siéntese a pensar por un momento lector, un sentimiento negativo hacia otra persona le enferma ¿verdad?, usted siente dolores de cabeza, dolores de estómago, pierde el sueño y hasta los ánimos de continuar en la vida. Sucede que nuestro sistema límbico se alimenta de los químicos generados de los alimentos que comemos y de los pensamientos que tenemos. Si usted tiene una alimentación no adecuada, su cerebro no podrá generar unos químicos adecuados para poder alimentarles a sus células. Pero eso es tan solo el 20%, ya que el 80% de los químicos que genera el sistema límbico los toma de los pensamientos que tenemos y del estrés.

Cuando usted lector siente odio o iras hacia una persona, eso genera pensamientos negativos y si usted vive trabajando con mucho estrés, eso también genera pensamientos muy negativos. Es por esa razón que sus células no se están alimentando correctamente y por lo tanto el resultado de eso es que usted se siente cansado, enfermo y sin ánimos de realizar objetivos grandes para su vida. La única solución a todo ese problema lector, es que usted pueda otorgar un perdón a la/s personas por las que siente odio, resentimiento o iras.

Para perdonar a alguien, existe un ejercicio mental muy recomendado y consta de los siguientes pasos:

  • Cierre los ojos y piense en esa persona.

  • Empiece a recordar todo lo malo que esa persona le hizo.

  • Ahora respire fuerte por unos instantes.

  • Sin abrir los ojos, piense en todo lo que aprendió gracias a lo malo que le hizo esa persona. Por ejemplo usted aprendió que es mas fuerte, que no depende de otra persona para ser feliz, que puede superar un dolor grande, que es capaz de volver a amar, etcétera.

  • Finalmente agradezca a esa persona por todo lo que aprendió y en su mente imagine que le dice adiós a esa persona y poco a poco se va desapareciendo. Abra sus ojos lentamente y disfrute que ahora se ha liberado de ese sentimiento negativo.

Haga ese ejercicio lector unas tres veces nada más, una vez por cada persona que le hizo daño. El cerebro aprende y luego ya será muy difícil que usted mantenga guardado sentimientos negativos hacia alguna persona. Recuerde que de la misma manera que el cuerpo necesita una alimentación adecuada para no enfermarse, también la mente necesita una calidad de pensamientos buena para evitar problemas de salud físicos y mentales.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.