presuposición

Estimado lector, el poder de una presuposición es realmente increíble. Alguna vez se ha preguntado si ¿podemos hacer magia con nuestra mente?. La respuesta es si, pero antes entendamos lo que es una presuposición.

Una presuposición es decirnos mentalmente algo y convencernos de eso antes de que realmente suceda en la realidad. Usted a lo mejor, ha visto varios ejemplos de esto incluso en bromas como por ejemplo un maestro chino repitiéndose a sí mismo la frase —no me va a doler— justo antes de tomar con sus manos carbones encendidos. Pero ¿realmente es cierto?. Si estimado lector esto sí es cierto, ya que la mente se autosugestiona con algo y lo plasma en la realidad. Cuantas más veces usted se repita algo a usted mismo, más cerca de convertirse en su realidad está. Esa es precisamente la razón por la cual las personas han perdido su autoestima, ya que se han repetido mentalmente cientos o quizás miles de veces que no sirven para nada, que son unos tontos, que son feos, etcétera. Todo el tiempo han estado presuponiendo cosas malas de sí mismos, y como resultado ahora en el presente se encuentran en un circulo sin salida en sus vidas.

La buena noticia lector, es que si usted utiliza las presuposiciones a su favor usted realmente podrá hacer magia con su mente y alcanzar resultados increíbles en su vida. Existe un ejercicio mental grandioso, consiste en que usted antes de realizar cualquier cosa ya sea salir a hablar en público, dar un examen de estudios, pedir un aumento de sueldo, presentar un proyecto, pedir matrimonio, etcétera, usted debe repetirse mentalmente 3 veces la siguiente frase: si puedo, es fácil y lo hago. Usted va a visualizar en su mente que todo le sale perfecto, luego va a sentir esa emoción de triunfo por todo su cuerpo, y va a escuchar en su mente cómo sus amigos lo felicitan, cómo usted mismo se felicita, y finalmente va a realizar la presuposición —si puedo, es fácil y lo hago—.

Ahora usted ya tiene el ejercicio completo, debe practicarlo todos los días. Conforme pase el tiempo, usted se dará cuenta de que las cosas empezaron a salirle bien, su vida ahora es mejor gracias a que sus miedos se han ido perdiendo y además ya usted se ha convencido de que usted puede lograrlo. Le pongo un ejemplo de esto, alguna vez le sucedió que usted fue a los juegos del famoso Play Land Park y vió el juego más terrible y se dijo —yo no me subo ahí—, pero luego de que sus amigos o familiares lo animaron, usted mentalmente se dijo —bueno yo puedo— y lo hizo. Al bajarse del juego, usted observa desde lejos y se dice —wow lo hice, me subí a ese juego—. Así es en todo lector, cuando usted logre vencer el miedo a cualquier cosa que no pueda hacer en este momento, usted luego podrá decir —wow lo hice, no era tan difícil como yo lo pensaba—. Y usted tiene un arma muy poderosa a su favor para poder lograrlo, y son las presuposiciones.

A partir de ahora lector, realice sus presuposiciones todos los días al iniciar el día, al finalizar el día, antes de salir a una conferencia, antes de presentar un proyecto, antes de vender un producto, antes de dar un examen, antes de pedirle matrimonio a su novia, antes de salir a buscar trabajo, etcétera. Hágalo en un lugar donde pueda estar a solas y hablar en voz alta, es muy importante que usted se pueda escuchar, y hágalo todos los días hasta que usted ya no tenga miedos y su mente esté convencida de que usted SI PUEDE HACERLO.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.