bromitas sanas

Alguna vez se ha preguntado si las bromitas sanas ¿son realmente sanas?. Para entender esto, analicemos cómo funciona la mente de una persona.

La mente se divide en dos: mente consciente y mente inconsciente. La mente consciente es aquella con la que nos damos cuenta de las cosas que realizamos como por ejemplo leer un libro, escuchar música, manejar un automóvil, cocinar, etcétera. La mente inconsciente es aquella que realiza la mayoría de cosas que no nos damos cuenta que se están haciendo, por ejemplo pestañar, latir el corazón, funcionalidad del hígado, funcionalidad de los riñones, pensamientos, etcétera. De esta manera podemos concluir que la mente inconsciente realiza el trabajo pesado.

Si es la mente inconsciente la que genera los pensamientos, ahora cabe preguntar ¿de dónde provienen estos pensamientos?. Bueno, este tema es bastante amplio pero analicemos un punto que quizás la mayoría de las personas lo conoce o al menos ha escuchado sobre ello. Cuando somos niños, generalmente los hermanos mayores nos hacen bromitas sanas como —eres adoptado—, —te recogimos del parque—, —eres el patito feo de la casa—, —eres el menos inteligente de todos—, —a ti te quieren menos—, etcétera. Este tipo de bromas se hacen a diario durante un periodo de tiempo que es suficiente para dañar la mente de un niño. Para la mente inconsciente no existen las bromas, es decir tal cual le digamos a una persona las cosas, así las interpreta la mente inconsciente. La mente inconsciente no se detiene a analizar —es una broma de mis hermanos—, simplemente toma literal que el niño es adoptado y eso trae consecuencias graves cuando este niño se convierte en adolescente. Generalmente la autoestima se destruye, el joven se vuelve bastante conflictivo y es muy probable que sienta que sus padres y hermanos no le quieren. Como consecuencia de este sentimiento, el adolescente busca una pareja para poder así llenar ese vacío de amor de su hogar, y pone todo su amor guardado en su pareja. Al hacer esto, genera una codependencia hacia la pareja, lo cual hace que se confunda con amor y en muchos casos terminan casados y en un par de años ese matrimonio está divorciado. TODO ESO SUCEDE por culpa de las bromitas sanas, es realmente increíble pero es cierto estimado lector.

Entonces como conclusión, debemos aprender a no hacer este tipo de bromas sobre todo en los niños ya que ellos son los más afectados por esto. Existen otras causas que llevan a consecuencias graves de autoestima como el Bullying, el maltrato psicológico, la influencia de las redes sociales, la influencia de los dibujos animados, la influencia de los amigos, etcétera. Ya iremos analizando lector cada una de esas cosas, le invito a compartir este post para que muchas personas puedan entender esto de las bromitas sanas y dejar de hacerlas sobre todo a los niños, insisto esta es una de las cosas que destruyen la autoestima.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.