regalo mas grandioso

Quizás muchas veces en la vida, buscamos cuál es el regalo más grandioso. Vamos en la vida traspasando el tiempo y a veces no encontramos ese regalo, entonces analicemos un poco la situación para entenderlo más claramente.

Estimado lector, usted es hijo y quizás padre a la vez, pero deténgase un momento y reflexione sobre la vida. Es cierto que por el estrés del trabajo y los problemas de la vida, a veces dejamos de lado las cosas que hacen de esta vida algo maravilloso. Esas cosas, son pasar el tiempo limitado que tenemos con nuestros seres muy amados como padre, madre, hermanos, esposos, esposas, hijos, sobrinos y amigos cercanos. En un abrir y cerrar de ojos ya usted es adulto, y en otro abrir y cerrar de ojos usted es abuelo, y si usted analiza con profundidad pregúntese ¿aprovechó el tiempo con las personas que ama?.

El regalo más grandioso que podemos dar a las personas que amamos, es pasar tiempo con ellos, compartir, disfrutar, reír, llorar incluso, pero con las personas que forman parte de nuestro círculo más cercano.  En estos tiempos que vive el mundo, es necesario sentarnos a reflexionar sobre el futuro de nuestros hijos. Ellos necesitan ver que existe el amor, que existe la unión familiar, que existen los valores, que existe una madre, que existe un padre, etcétera. Pero, si usted pasa todo el tiempo trabajando ¿cree que sus hijos podrán entender eso con claridad?.

Ahora que se acercan los días de la madre y del padre, aproveche lector y pase tiempo con sus padres, llámeles al teléfono, cómpreles algo bonito o invíteles a comer. ¿Usted cree que valen más 20 dólares que guardaría en su bolsillo, o invitarle a comer a su madre o padre en un bonito restaurante?. Estas preguntas suelen parecer incoherentes, la mayoría respondería que es imposible preferir 20 dólares a pasar un bonito momento con su madre en un restaurante. Pero, ¿los adolescentes prefieren eso o prefieren estar en el Facebook o WhatsApp con sus amigos chateando?. Si usted lector, es de las personas que en la mesa está chateando por WhatsApp, da lo mismo que si no estuviera en la mesa. Los padres sienten que no les prestan atención, los hijos sienten lo mismo, entonces ¿cree que es realmente correcto chatear por WhatsApp mientras le visita a su madre?.

Preste atención de los pequeños detalles, la vida se hizo para ser feliz, para disfrutar, para compartir, para amar, para ayudar, para reír, para jugar, para descansar, y si usted no está haciendo y viviendo todo eso con su familia, es momento de despertar. Deje de lado las cosas que no tienen sentido, y empiece a realizar las cosas que verdaderamente tienen sentido hacerlas. Después de todo, el tiempo sigue transcurriendo y algún día muchas de las personas que ahora las tiene cerca de usted, ya no estarán, por ello disfrute lector la alegría de la vida junto a sus seres amados que son el regalo más grandioso.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.