el poder de la oracion

Mucho se habla sobre el poder de una oración hacia otra persona, pero ¿realmente sucede este fenómeno? y ¿qué hay detrás de todo eso?.

Muchas personas cuentan que cuando han hecho oración por otra persona, algo bueno ha sucedido. Y más aun, cuando la oración se realiza en grupo, tiene un efecto más positivo según varios testigos. ¿Qué sucede realmente?. Resulta que cuando una persona piensa en algo y se concentra en ello, genera energía. Está comprobado que un pensamiento positivo genera 9 voltios, con esa energía es suficiente para cargar un poco una batería.  Es decir, si una persona piensa en otra persona y pide en oración por él o ella, se está generando energía. Ahora imagínese usted lector, muchas personas pensando en una persona, ¿cuánta energía generan?. Ahora que usted sabe que el cerebro genera energía, es importante entender hacia donde se dirige esa energía.

En alguna ocasión Jesús el gran Maestro decía —traten a los demás como quieren ser tratados ustedes— y se refería a algo en especifico. Ahora escuchamos hablar de la famosa ley de atracción, esta ley funciona tal como la gravedad y cuando se activa atrae todo lo que una persona piensa y desea. Entonces si una persona piensa en un compañero de trabajo y le desea que le vaya mal en su mente, genera energía que fluye por el aire y esta energía va dirigida a ese compañero de trabajo, pero es una energía negativa y activa la ley de atracción, y por lo tanto el mal que le deseó a su compañero de trabajo le llega a él.  La ley de la atracción funciona igual que la ley de la gravedad, se activa en todo momento y atrae las cosas que pensamos y deseamos a nuestra vida. A eso se refería Jesús, si usted lector trata mal a alguien, a usted le van a tratar mal porque eso atraerá a su vida. Pero existe el lado bueno de la ley de atracción, si usted estimado lector piensa y bendice a una persona, esas bendiciones le llegarán a usted, por eso es importante pedir y bendecir a otras personas en las oraciones que hacemos diariamente hacia Dios, y también en los pensamientos que se tienen todos los días.

Los discípulos de Jesús siempre pedían a sus seguidores, que por favor oren por ellos. Entonces muchas personas oraban y toda esa energía buena que se generaba, iba dirigida hacia una persona. Cuando usted ve a los grandes líderes dando un discurso, miles de personas están pensando en ese líder con pensamientos muy positivos, por esa razón ese líder se llena de esa energía positiva dirigida hacia él y logra manipular a las masas. Realmente es increíble el poder que tienen los pensamientos y las oraciones dirigidas hacia alguien.

Usted estimado lector, debe de pedir que oren por usted y lo bendigan con sus pensamientos todos sus familiares y amigos cercanos. Y de la misma manera usted empiece a bendecir a las personas y a orar por ellos. Cuando una persona que le cae mal, pase manejando su vehículo del año, en vez de usted pensar —ese tipo manejando ese auto y yo nada—, piense —bendigo la prosperidad que tiene esa persona—. Este mundo necesita recuperar el amor al prójimo y con ello, usted lector podrá colaborar para que nuestros futuros descendientes vivan en un mundo más feliz y más amoroso. De el ejemplo en su familia, en su grupo de amigos, en su trabajo y en todo lugar a donde usted vaya, siempre agradezca, bendiga, desee el bien y usted podrá notar grandes cambios en su vida.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.