heridas infancia

El 90% de las personas en el mundo, tienen heridas de la infancia que deben de ser sanadas. Muchas veces por situaciones realmente tristes y difíciles como maltrato físico, violaciones, discriminación y el ya muy conocido bullying. Todas estas heridas se ven reflejadas en la edad adulta, a partir de los 17 o 19 años. De ese 90% de personas, un 10% recurren al suicidio como la vía de escape más rápida, el 10% se recuperan y salen adelante y el 70% viven con todos esos problemas y no logran alcanzar el éxito. ¿Cómo se pueden sanar las heridas de la infancia?.

Empecemos definiendo los dos tipos de heridas que existen: las provocadas con intención y las provocadas sin intención. Aquellas que son provocadas con intención son golpes físicos, bullying, violaciones, etcétera. Estas heridas requieren un tratamiento más profundo para ser sanadas, por ejemplo con la técnica Línea de la vida esto se puede borrar y dejaría de ser un dolor y un impedimento en la vida de esa persona. Pero para poder recibir esa ayuda, se requiere de personas certificadas en ello como los Facilitadores de Procesos de cambio con PNL o los Coachs con PNL.

Las heridas de la infancia que son provocadas sin intención, son aquellas cosas que les dicen los Padres y Hermanos o a veces familiares cercanos como Tíos, Primos o incluso Amigos, a las personas. Cosas como –no sirves para nada–, –eres un inútil–, –ojalá tuviera un buen hijo–, –eres un vago–, –eres un desordenado–, –eres un animal–, etcétera. Por supuesto, que los Padres lo hacen con la intención de ayudarles a sus hijos a ser mejores personas. Pero en realidad para la mente inconsciente no existen las bromas, ni tampoco el discernimiento para entender que esas palabras son para que mejoremos. Simplemente la mente inconsciente entiende tal cuál le dicen las cosas. Por esa razón no se puede culpar a nadie por habernos dicho esas cosas, ya que nos dijeron sin intención, pero se generan heridas de la infancia debido a este tipo de palabras que guardaron en nuestro cerebro.

Existen varios ejercicios que se deben de realizar para poder sanar las heridas de la infancia que se obtienen sin intención, a continuación le daré algunas de ellas para que usted las realice:

  • Cuando tenga ganas de un helado, salga y cómprese uno y disfrútelo mientras camina por el parque.

  • Si le da ganas de unos snacks o chocolates, vaya y cómprelos en la tienda y disfrute de eso.

  • Si tiene hijos pequeños, juegue con ellos y hágase un niño más, este ejercicio es excelente ya que usted sana sus heridas y además comparte mucho tiempo con sus hijos.

  • Vaya al cine y disfrute de una buena película que sea de su agrado total.

  • Juegue play station si lo tiene, eso le ayudará a recuperar la felicidad de ser un niño.

  • Tómese un tiempo a solas, solo usted, su música, su buen libro, y salga por ahí a caminar sin pensar en nada más que ese momento suyo.

El objetivo principal de todo esto, es que usted pueda darse mucho amor y para ello tiene que complacerse con cositas sencillas como un helado, un chocolate o una película, y mejor aún con sus hijos usted puede jugar y sanar a ese niño herido que tiene dentro.

Haga estos ejercicios diariamente durante un periodo de unos 21 días, y usted podrá ver resultados excelentes en su vida, usted se dará cuenta de que es más feliz y tiene más ganas de seguir adelante en la vida.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.