Todo el mundo me odia

Todos me odian

Sucede que muchas veces cuando nos sentimos tristes, repetimos en nuestra mente: todo el mundo me odia. Pero ¿realmente es eso verdad?.

Vamos a realizar un supuesto en donde todos sus compañeros de trabajo le odian, pero ¿eso significa que sus hermanos, padres, amigos, tíos o primos también le odian?. Vamos un poco más allá y supongamos que todos sus familiares y amigos también le odian a usted, entonces sigamos preguntando ¿los Chinos le odian?. Bueno, yo estoy completamente seguro que los Chinos ni siquiera saben que usted existe, entonces es imposible que puedan tener algún sentimiento negativo hacia su persona. Ahora, pensemos más profundamente ¿cuál es la razón de que usted tenga esa clase de pensamientos?.

Seguramente cuando usted era un niño, escuchó de sus padres decirle algo como —por eso nadie te quiere— por alguna cosa que usted hizo mal en ese momento. Nuestra mente inconsciente no puede discernir si algo que nos dijeron es “bromita” o “solo te lo dije de las iras”, para la mente inconsciente lo que le digamos es literal. Si usted le dice a una persona -por eso nadie te quiere-, para la mente inconsciente de esa persona NADIE LE QUIERE. A estas cosas se les conoce como Introyecciones, es decir que son informaciones que alimentan a nuestro cerebro sin discernimiento.

Por esta razón, pensamos que todo el mundo nos odia ya que nadie nos quiere. La primera razón por la cual se tiene ese tipo de pensamiento, es debido a la información que nos dijeron desde la infancia. Pero existe otra razón por la cuál también tenemos ese tipo de pensamientos, ésta tiene que ver con el lenguaje que utilizamos todos los días. A nosotros los seres humanos, nos gusta mucho generalizar las cosas, algunos ejemplos de ello son: —nadie me quiere—, —no sirvo para nada—, —todo el mundo se queja—, —todos me odian—, —a todos les va bien menos a mí—, —todos tienen plata menos yo—, etcétera. Pero ¿realmente está bien que usemos estas generalidades?. Póngase la mano en el corazón y responda las preguntas ¿de verdad no sirvo para nada?, ¿realmente todos tienen plata menos yo?, y usted podrá notar que está ahogándose en un vaso de agua.

Pero es indispensable empezar a cambiar nuestra forma de expresarnos con el lenguaje, usted jamás va a encontrar a un Lingüista pronunciar ese tipo de cosas. Los pensamientos son el resultado del lenguaje que utilizamos, recuerde lector que usted tiene mucho diálogo interno y si usted utiliza palabras como nadie o todos, está generalizando y eso no es correcto. Si usted desea liberarse de esos pensamientos, entonces haga algo para cambiar ese tipo de pensamientos.

Lo recomendable es empezar a categorizar los pensamientos, anotarlos e irlos descubriendo, ya que muchas veces se generan de manera inconsciente. Una vez que sepamos lo que pensamos, entonces si es necesario cambiar el lenguaje que utilizamos. Por ejemplo si usted descubre que uno de sus pensamientos es -todos me odian-, solamente debe de cambiar ese pensamiento por —algunas personas me odian—, de esa manera usted estará destruyendo las generalidades y sin darse cuenta su autoestima empezará a mejorar bastante. Pero mejor aún, ese pensamiento sería —muchas personas me quieren—, ya que de esta manera usted estará cambiando el enfoque de odio a un enfoque de amor. Fíjese estimado lector en el cambio de lenguaje que hemos realizado para expresarnos sobre un mismo tema, de pensar en —todo el mundo me odia— a pensar —muchas personas me quieren— existe una enorme diferencia. Y para nuestra mente inconsciente eso significa dar un gran paso para recuperar la autoestima que se ha perdido, justamente por las razones que he explicado en este artículo.

Entrene a su mente a pensar y a hablar correctamente, y usted tendrá una vida más saludable y feliz, mientras más pronto lo haga, más rápido logrará los resultados.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.

2017-02-07T04:17:09+00:00

About the Author:

Leave A Comment

*