Creando mis círculos de poder

círculos de poder

¿Alguna vez ha escuchado hablar sobre los famosos círculos de poder?. Se refiere a que nosotros podemos crear con nuestra mente espacios físicos, en donde nos sintamos protegidos y nos dé felicidad estar en esos lugares. No necesariamente son círculos, es una forma de decirlo nada más. Lo importante es entender que con nuestra mente podemos generar un estado interno en ciertos lugares y debemos hacerlo en donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo y ahí en esos lugares tomamos decisiones importantes para nuestra vida.

En Programación Neurolingüística a esto se les conoce como ANCLAS. Un ancla es una asociación entre un estado interno y un estímulo externo. Ahora usted puede entender la razón por la cual una canción le da tristeza o alegría, un lugar le da tristeza o alegría, un perfume le hace recordar claramente a aquella mujer o a aquel hombre, un programa de TV le hace recordar su infancia, etcétera. Pues sí, usted se ancló a esos estímulos externos (canción, lugar, perfume, programa de tv) debido a que en esos momentos sentía mucha alegría o mucha tristeza (estado interno). De esta manera, todos tenemos muchas anclas en nuestras vidas. La mayoría son de tristeza, pero también tenemos unas cuantas de alegría.

La buena noticia lector, es que con nuestra mente podemos generar nuevas anclas de poder (círculos de poder). Cuando usted llega a su trabajo y cruza el marco de la puerta ¿siente una especie de nervios, tristeza, despecho o algo similar?. Cuando ya se sienta en su silla de trabajo ¿siente alguna emoción negativa?. Cuando llega a su casa ¿siente tristeza o algo similar por algún evento negativo que marcó su vida?. Pues bien, le daré la técnica para romper esas emociones en esos lugares.

Llegue 10 minutos más temprano a su trabajo, para que usted esté solo y pueda realizar el siguiente ejercicio:

  1. Siéntese en su silla de trabajo, póngase cómodo y cierre sus ojos.

  2. Imagine un evento en su vida en donde usted se sintió muy orgulloso y feliz, le felicitaron y además en ese instante nada le podía vencer. Si usted tiene hijos puede imaginar un evento en donde su hijo salió en una presentación y usted se sintió muy orgulloso de él o ella. Si usted no tiene hijos, imagine un evento en donde usted mismo hizo algo especial, escribió un cuento y ganó un premio, se graduó del colegio o de la universidad, conquistó a su pareja, se casó, se ganó un puesto superior en su trabajo, etcétera. Recuerde ese momento durante 5 minutos y contágiese con esas emociones de alegría y poder.

  3. Una vez que ya se sienta feliz y lleno de todas esas emociones positivas, toque su silla, ponga sus manos en el escritorio y vuelva a tocar su silla. Esa es su silla, ese es su escritorio y repítase mentalmente “a partir de este momento cada vez que me siente en mi silla de trabajo voy a sentir estas emociones”. Listo, usted se acaba de anclar a su silla.

Estos tres sencillos pasos, los debe de hacer con el marco de la puerta de su trabajo, cuando entra en su casa, cuando se recuesta en su cama, cuando se sube en su auto, etcétera. Genere anclas positivas en los lugares donde antes sentía tristeza y genere anclas de alegría con esas canciones que en este momento le causan tristeza.

El proceso mental que ocurre es que usted está reemplazando esas emociones negativas que siente con aquellas emociones positivas que sintió en ciertos eventos de su vida. Está dándole a su cerebro nuevos estados internos (de alegría, de poder, de felicidad) con respecto a los estímulos externos (su silla de trabajo, su cama, su escritorio, una canción, un lugar) que toca o siente a diario. De esta manera su cerebro ahora tiene nuevas opciones, entonces a partir de que usted haga el ejercicio que le indiqué, su cerebro cada vez que quiera recordar esas emociones negativas que usted antes sentía en esos lugares o con esa música, ahora encuentra las nuevas emociones que usted sintió en esos mismos lugares o con esas mismas canciones.

Vamos a anclarnos hacia el éxito estimado lector, no dejemos que esas emociones negativas nos amarguen la vida ni mucho menos nos destruyan. Recuerde, la vida es hermosa y debemos disfrutarla al máximo con aquellas personas que nos acompañan en nuestro diario vivir.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en Programación Neurolingüística.

2017-02-07T04:17:10+00:00

About the Author:

Leave A Comment

*