vida diaria

Otra vez es un gusto saludarles mis queridos lectores, en esta ocasión vamos a conversar sobre un tema que nos interesa a todos: ¿cómo me protejo a mi mismo ante las circunstancias de la vida diaria?. No se trata de protección en el sentido de cuidarnos de algo peligroso, se trata de protegernos de esos malos comentarios que hacen hacia nosotros, de aquellos recuerdos que todavía nos hacen daño y de las situaciones que tenemos que enfrentar en el diario vivir.

Resulta que iniciamos el día con alegría, muy positivos y nos decimos mentalmente: hoy es mi día y todo me saldrá perfecto. Vamos al trabajo y nos encontramos con un compañero y nos dice algún comentario negativo, de repente toda esa alegría y positivismo se derrumba. ¿Qué sucedió en nuestra mente para que hayamos perdido todos nuestros recursos con tan solo un comentario?. En otra ocasión, vamos con esa misma alegría al trabajo y de repente nos llama nuestro jefe y nos dice que no hemos cumplido el trabajo y nos da un grito, y de la misma manera nos sentimos muy mal y volvemos a perder todos nuestros recursos. Pasan unos días de eso y tenemos una reunión familiar, ahí nos encontramos con un primo que no le vemos a los años y nos dice algún comentario negativo y otra vez nos sentimos ofendidos y volvemos a perder todos nuestros recursos. Finalmente nuestro esposo/a nos dice también un comentario negativo de nosotros y ahí si colapsamos, nos sentamos a llorar y sentimos que no valemos nada ni servimos para nada.

Lo que acabo de decirle es la vida real, pero ahora entendamos la razón de por qué perdemos nuestros recursos con comentarios negativos hacia nuestra persona. Primero estimado lector, déjeme decirle que todo esto sucede porque tenemos una autoestima muy baja. Se debe a que venimos cargando en nuestra mente de manera inconsciente, todas esas cosas que nos decían mamá, papá, tíos, tías, familiares y aun amigos o profesores que hemos tenido a lo largo de nuestra vida. Cuando nosotros hacíamos alguna cosa mal nos decían: “…no sirves para nada…”, “…eres un tonto…”, “…mejor lárgate de aquí ya que me estorbas…”, “…usted no debería estudiar aquí, no sirve para esto…”, etcétera. Esas palabras están grabadas en nuestro cerebro, específicamente en las neuronas. Y aunque no nos demos cuenta de manera consciente, cuando alguien lanza un comentario negativo hacia nosotros, TODAS ESTAS PALABRAS GRABADAS EN EL CEREBRO SE DISPARAN AUTOMÁTICAMENTE A NIVEL INCONSCIENTE, y para nuestro cerebro es como volver a vivir esos momentos ya que PARA LA MENTE ES LO MISMO PENSAR QUE HACER.  Este proceso lo hemos vivido por años y esa es la razón de que ahora ya de adultos cualquier comentario negativo hacia nuestra persona, nos haga perder todos nuestros buenos recursos.

¿Qué debemos de hacer?. Ahora que sabemos la razón por la cual nos sentimos mal con esos comentarios negativos, es momento de saber como protegernos de todo esto. Es imposible escapar de la realidad, ya que vivimos en este mundo y debemos enfrentar este tipo de situaciones día tras día. Muchas veces nos encontramos con personas que desean nuestro mal, nos desacreditan, nos tratan mal, nos dicen cosas negativas, etcétera. La buena noticia es que todo es una mentira, cada persona en este planeta cuenta con recursos grandiosos que están únicamente dormidos.

Vamos a ver unos tips que nos ayudarán mucho para vivir una vida diaria más tranquila y feliz ya sea en el trabajo o en el hogar:

  • Dejemos de llevar en nuestros hombros las cargas del pasado. Ya lo dijo el Maestro de Maestros Jesucristo: “…a cada día baste su afán…”, eso significa que vivamos con las cargas de cada día, pero dejemos atrás aquellas cargas que ya pasaron y no tiene sentido recordarlas. Siempre debe pensar lector que el pasado ya fue, el futuro no lo sabemos y solo existe el presente. Así que dejemos que cada día se presente con sus problemas, con sus cosas buenas y malas. Si ayer tuve un problema con mi jefe, hoy eso debe de estar olvidado. Si ayer tuve una discusión con mi esposo/a, hoy eso debe de estar olvidado. Si ayer me dijeron que soy un tonto, hoy eso debe de estar olvidado.

  • Reforcemos nuestra autoestima. Para poder reemplazar en nuestro cerebro aquellas frases negativas que nos dijeron como: “…no sirves para nada…”, “…eres un tonto…”, “…que feo que eres…” y más, vamos a hacer un ejercicio durante los siguientes 21 días (en otro artículo explicaré la razón de que sean 21 días). Mientras nos estemos duchando vamos a repetir mentalmente: “…soy una persona muy inteligente…”, “…yo tengo una personalidad poderosa…”, “…yo soy muy atractivo…”, “…soy excelente en mi profesión…”, “…yo tengo amigos/as maravillosos que me quieren mucho…”, etcétera. Dígase mentalmente todas las cosas buenas y positivas que usted tiene. Ahora, para que su cerebro no se aburra al hacer esto todos los días, vamos a variar cada día un poco este proceso mental. Otro día nos paramos frente al espejo y mirándonos fijamente de pies a cabeza y a los ojos, vamos a repetirnos las mismas frases que nos decíamos mientras nos duchábamos. Al siguiente día vamos a decirnos todas estas cosas positivas de nosotros en voz alta, en otro día vamos a grabar un audio diciéndonos estas cosas y luego con audífonos las escuchamos. Finalmente si podemos claro, le pedimos a alguna persona de nuestra confianza que por favor nos diga todas estas cosas positivas sobre nosotros. Usted puede preparar su plan de acción de la siguiente manera:

    • Lunes: reforzar en la ducha.
    • Martes: reforzar en el espejo.
    • Miércoles: reforzar en voz alta.
    • Jueves: reforzar en un audio.
    • Viernes: reforzar con la ayuda de otra persona.

Y cada semana va a ir variando su plan, máximo debe de tomarle unos 10 a 15 minutos en el día hacer estos ejercicios. De esta manera, usted estará reemplazando en su cerebro aquellas palabras negativas por estas nuevas palabras positivas. Sin darse cuenta, su autoestima se elevará cada vez más.

  • La segunda piel. Este concepto es nuevo y se lo está empezando a manejar en los últimos años en países como Estados Unidos, México, Alemania y China. Todos cuando éramos niños teníamos un súper héroe que admirábamos. En mi caso ese súper héroe fue Superman. Cuando no tenia puesto su traje (segunda piel), Clark Ken era un individuo tímido, miedoso y que por cualquier palabra se sentía muy mal. Para poder vencer a los villanos, él necesariamente tenía que vestir su traje de súper héroe, entonces cuando se ponía su traje se convertía en el hombre de acero. Nada lo podía vencer, nada lo podía intimidar y nada le parecía difícil. Es indispensable estimado lector, que usted se vista con su traje de súper héroe, para poder afrontar todas las cosas de la vida diaria sin miedo, sin intimidación y haciendo que las cosas difíciles se vuelvan fáciles. Imagínelo en su mente que se pone su traje y en ese momento nada le puede pasar, nada le puede derrotar, nada le puede intimidar y nada le puede afectar mentalmente. Cada mañana antes de salir de casa, vístase con este traje de súper héroe. Esto de la misma manera hágalo durante los siguientes 21 días.

Siga estos tips que le he dado y usted notará que su personalidad va recuperándose totalmente. Al pasar el tiempo y si usted ha seguido estos consejos diariamente, podrá notar que ya ningún comentario negativo le afecta y eso se deberá a que usted recuperó toda su autoestima que la había perdido durante su vida.

En las próximas publicaciones, estaremos hablando sobre cómo desarrollar una personalidad poderosa. Síganos estimado lector y recomiéndenos, comparta estas publicaciones, ya que al hacerlo a cuanta gente podría usted estar ayudando a salir adelante de sus problemas.

Un abrazo y hasta pronto.

Daniel E. Méndez Romero

Máster en PNL.